Historia y tradición

En Menorca se produce queso desde tiempo inmemorial. Antiguas culturas que comerciaban en el Mediterráneo, como la griega, la denominaron Meloussa por cuanto melon, en griego, significa ganado y, desde siempre, esta isla ha disfrutado de la reputación de ser una tierra ganadera. Esta actividad ganadera de carácter sostenible ha contribuido durante siglos al mantenimiento y conservación del paisaje tan característico de la isla y que tanto valoran los turistas que la visitan.

Fogaser_de_Menorca
historia_meloussa

Por su estratégica posición en el centro del Mediterráneo Occidental y sus puertos naturales, Menorca ha sido codiciada por los pueblos y naciones más poderosos. A las pacíficas visitas para establecer vínculos comerciales de fenicios a la que llamaban Nura (Tierra de Fuego) y griegos focenses quienes la llamaban Meloussa (lugar de ganado), siguió la de los cartagineses con distinta actitud. Los árabes se asentaron definitivamente en Menorca en el año 903, en que fue conquistada y unida al Califato de Córdoba. La Menurka islámica fue reconquistada para la cristiandad por el rey Alfonso III de Aragón, el 17 de enero de 1287, festividad de San Antón (ésta es la razón de que el 17 de enero sea el día de Menorca o “festa de Sant Antoni”)

Invadida por los británicos en 1708 durante la Guerra de Sucesión Española y reconocida oficialmente como territorio bajo soberanía británica a raíz del Tratado de Utrecht (1713) fue durante más de setenta años una dependencia británica (y el puerto de Mahón una base naval británica en el Mediterráneo) en el siglo XVIII. Durante la Guerra de los Siete Años, Menorca fue tomada por Francia (1756). Sin embargo, por el Tratado de París (1763) Gran Bretaña ganó el control de la isla. Durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, que también involucró a Francia y a España, fuerzas franco-españolas derrotaron a las fuerzas británicas y recuperaron la isla el 5 de febrero de 1782. Fue otra vez invadida por los británicos en 1798, durante las guerras contra la Francia revolucionaria. Fue entregada a España final y permanentemente en virtud del Tratado de Amiens en 1802. La pujanza marítima de Mahón se prolongó durante los primeros años del siglo XIX, aún después de revertir a dominio español.

quadre_

La influencia de todas estas civilizaciones sobre Menorca se reconoce en la arquitectura de sus pueblos, en la gastronomía local y en el lenguaje y las costumbres de sus gentes. El queso Mahón-Menorca ocupa un lugar relevante en esta gastronomía local desde hace milenios. Desde aquí te sugerimos que nos acompañes en este apasionante viaje por la historia y tradiciones de Menorca a través de sus personajes, reales o ficticios, que irán apareciendo en esta sección.Por el momento, ¿sabrías identificar qué personaje o personajes se esconden tras el escrito que hemos hallado en los almacenes de unos viejos astilleros del puerto de Mahón?

El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0 by-sa_80_28