img_01_territori_camp_vaques_apaisada

Menorca: Un territorio de gran diversidad ambiental

La isla de Menorca es un pequeño territorio de poco más de 700 km² situado en la parte más septentrional del Archipiélago Balear. La mayor distancia que puede encontrarse, de este a oeste, es de 53 km, mientras que de norte a sur alcanza apenas los 22 km.

La elevación más importante es Monte Toro, situada en el mismo centro de la isla y que tiene una altitud de 358 m. A pesar de sus reducidas dimensiones y escasa orografía, esta isla mediterránea atesora una gran diversidad paisajística y ambiental.

Meloussa-Queso-Curado

El viento, el queso y la cocina mediterránea

El clima de Menorca es típicamente mediterráneo, con temperaturas generalmente moderadas aunque presenta unas oscilaciones térmicas y pluviométricas importantes entre los inviernos templados y húmedos y los veranos secos y calurosos.

Menorca también es conocida como la “Isla del Viento” puesto que suele sufrir fuertes episodios de Tramontana, el viento que procede del norte y que puede llegar a soplar con intensidad durante varios días y de forma sostenida.

Cuando se producen estas condiciones, el viento transporta y deposita la sal marina sobre la vegetación natural y los cultivos de los que se alimentará posteriormente el ganado.

Este microclima tan característico de la isla de Menorca, junto a la manipulación del queso a cargo de unas manos expertas, contribuyen a que la maduración del mismo se realice de manera natural hasta lograr un “bouquet” único. El resultado es un queso de leche cruda de vaca muy gustoso, que presenta una amplia gama de matices en función de su grado de curación, que está muy presente en la cocina mediterránea y que cada vez es más apreciado y utilizado por los mejores chefs españoles.


La isla de Menorca es Reserva de la Biosfera desde 1993

img_02_territori_Menorca


El desarrollo de una actividad ganadera de carácter sostenible ha contribuido durante siglos al mantenimiento y conservación del paisaje y del patrimonio etnológico del campo de Menorca. Este equilibrio entre actividad económica y conservación del medioambiente la hizo merecedora, hace ya 20 años, de la declaración de la UNESCO como Reserva de la Biosfera.

Menorca nos ofrece un entorno ideal para retomar un estilo de vida que teníamos olvidado y es fuente de inspiración para aquellos que desean recuperar unos hábitos de alimentación más saludables.

Y no hay mejor forma de hacerlo que observando la naturaleza y como la respetan y cuidan aquellos que están en contacto directo con ella: los payeses.



¡Vuelve lo natural! Cambia de hábitos y empieza por consumir productos artesanos de Menorca. Disfruta en tu mesa de un alimento que llega directamente del productor. Te recordamos, además, que con el consumo de productos locales contribuyes al mantenimiento del paisaje y a la sostenibilidad del campo de Menorca.

img_03_territori_camp